RTF N° 00606-1-2015 (20/01/2015) La división y partición de la masa hereditaria no constituye una operación de permuta.

Se confirma la apelada que declaró infundada la reclamación presentada contra la determinación del Impuesto a la Renta efectuada por la Administración, al verificarse que al 12 de junio de 2008, fecha en que la recurrente enajenó el inmueble, se había dictado la sucesión intestada y se había realizado la división, partición y adjudicación de bienes de la sucesión. Por tanto, la renta producida por la enajenación del 50% de los derechos y acciones del inmueble constituye renta atribuible a la recurrente, al haberse realizado después del 01 de enero de 2004, de acuerdo con lo dispuesto por el tercer párrafo del artículo 17° y la Trigésimo Quinta Disposición Transitoria y Final de la Ley de Impuesto a la Renta. Por otro lado, cabe señalar que la división y partición de herencia no constituye una operación de permuta para efectos del Impuesto a la Renta. Al respecto, se indica que la figura de la permuta implica una transferencia de dominio a título oneroso y constituye renta gravada de acuerdo con el artículo 5° de la citada Ley de Renta y que no se ha establecido consecuencias impositivas en ninguna norma tributaria respecto de la figura de la división y partición, la que no implica transferencia de propiedad entre los herederos a título universal dado que la masa hereditaria es global y universal, de manera que son éstos quienes mediante su propia voluntad deciden la forma de dividirse dicha masa hereditaria.

Déjanos tus comentarios
Estas Recibiendo Boletines de Actualización?
Suscripción Boletín Electrónico
Suscribete a nuestro boletín de noticias con tu nombre y email para recibir Actualizaciones Tributarias Vía Email.

Share This Post

Post Comment