Cartas fianza otorgadas por bancos caen por segundo año consecutivo

Restricciones de financiamiento a empresas constructoras investigadas por corrupción, y disminución de proyectos de infraestructura explican el menor dinamismo de las cartas fianza. Las cartas fianza son objeto de preocupación por estos días. La banca ha restringido su otorgamiento a empresas constructoras que están siendo investigadas por casos de corrupción. Desde el 2008, el monto total involucrado en las cartas fianza otorgadas por los bancos venía creciendo a tasas de dos dígitos. Sin embargo, en los dos últimos años (2016 y 2017) esta modalidad de financiamiento ha perdido dinamismo y más bien se ha reducido. Los montos de cartas fianza emitidos sumaron S/50,314 millones al cierre del 2017, con lo cual anotaron una contracción anual de 3% (S/ 1,572 millones), según la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS). En el 2016 la reducción había sido algo menor, de 1%.

La carta fianza es una modalidad de crédito indirecto. Consiste en un documento emitido por las entidades financieras, autorizadas por la SBS, que respalda las responsabilidades y obligaciones del fiado (una empresa) ante un tercero, de manera incondicional. Son utilizadas por compañías que requieren participar en licitaciones o concursos públicos o garantizar el pago de tributos. La presentación de cartas fianza es exigida, por ejemplo, a firmas constructoras que quieren participar en licitaciones estatales de grandes obras de infraestructura.

El sector construcción, justamente, representa buena parte de la demanda de esta modalidad de financiamiento, aunque también proviene de la industria farmacéutica y del comercio exterior, entre otros rubros, según ejecutivos bancarios. La reducción del monto total de las cartas fianza se explica principalmente por lo ocurrido con el sector construcción, coincidieron en señalar ejecutivos del sector financiero. BBVA Continental confirmó hace unos días que la banca no está otorgando nuevas cartas fianza a las constructoras investigadas por corrupción, pues tienen un alto riesgo de caer en insolvencia o incluso de quebrar. Tal situación podría generar una parálisis en el sector construcción, lo cual llevaría a un ‘frenazo en la economía, alertó el banco.

Fuente: Diario Gestión

Déjanos tus comentarios

Share This Post

Post Comment